Carta del Hno. Delegado de Formación a los nuevos Hermanos

HERMANOS, ¡Sed bienvenidos y sentiros ACOGIDOS!

Esta semana, que tan extraña transcurre en nuestras desconcertadas vidas, teníamos previsto haber impartido el Curso de Formación a los Nuevos Hermanos y a los Hermanos que, asumida su mayoría de edad, dejan de ser aspirantes para pasar a formar parte de la lista de Hermanos de Número. Todo habría culminado este  sábado, a los pies de nuestra Virgen de la Piedad, en San Cayetano, en nuestra entrañable Celebración de Recepción e Ingreso de los nuevos e imposición de medallas a los jóvenes,… y a los no tan jóvenes, pues también habríamos celebrado con júbilo la imposición de medallas de oro de la Cofradía a los hermanos que cumplen 50 años de pertenencia a la misma.

A todos y cada uno de vosotros, no puedo acogeros personalmente tal y como hubiera deseado en estos días. Quiero hacerlo desde aquí, acogiéndoos en nuestra Cofradía de La Piedad con el corazón y con las manos abiertas,… y con un GRAN ABRAZO, que os traslado personalmente y en nombre de todos y cada uno de los Hermanos de la Cofradía, que a buen seguro se suman al mío y aprietan con fuerza. 

Un GRAN ABRAZO de bienvenida a los nuevos. Queremos que os sintáis HERMANOS nuestros de La Piedad desde el primer momento, queremos acompañaros en vuestro proceso de conocimiento de nuestra Cofradía y os pedimos también que nos ayudéis a mejorar en las muchas cosas que podemos hacerlo, seguros que vuestra contribución y vuestros “carismas” nos enriquecerán a todos. Gracias a vosotros, ¡seremos más y mejor Cofradía!

Un GRAN ABRAZO de complicidad y orgullo a los que os hemos visto crecer y pasáis a ser adultos. Vosotros ya lleváis el sello de La Piedad, pues muchos estáis con nosotros desde recién nacidos. Sois el futuro de La Piedad y con vuestra juventud, ímpetu y compromiso, haréis de nuestra Cofradía una Comunidad de verdaderos Hermanos que viven la fe siguiendo el ejemplo y las virtudes de nuestra Madre María.

Y un GRAN ABRAZO, más fuerte si cabe, entrañable y cariñoso, a todos los hermanos que celebráis los 50 años de pertenencia a nuestra Cofradía. A vosotros que ya lleváis mucho camino disfrutado, sentido y vivido, que esta celebración os sirva para renovar vuestra vocación cristiana y vuestra pertenencia y compromiso con La Piedad, para que sigáis siendo guía y ejemplo para cada uno de los Hermanos.

Como nos ha dicho a todos nuestro Hermano Mayor en su reciente carta de bienvenida, este acto no se suspende, solamente se aplaza a mejor momento y situación, por lo que seréis de nuevo convocados cuando las condiciones lo permitan.

Quiero agradecer desde aquí a todos los que, con cariñosa dedicación y gran ilusión, habéis colaborado estos días en la preparación del curso y de la celebración de la Eucaristía del sábado 21 de marzo, en especial al Grupo Pastoral de la Cofradía que coordino, a quienes apadrináis a los Hermanos de nuevo ingreso y a los Hermanos de la Junta de Gobierno implicados en estos actos, así como agradecer el esfuerzo y colaboración de personas que incluso no siendo de la Cofradía igualmente estaban colaborando desinteresadamente y con la misma ilusión en el buen desarrollo de estos actos.

Me permito trasladaros un par de reflexiones que nos puedan ayudar en estos días. 

Asisto con preocupación y perplejidad al vacío que encuentro en mi habitual apretada agenda. Excepto las tareas laborales, de las que sigo quejándome, pero que en el fondo agradezco por ser las únicas que por obligación me sacan de las cuatro paredes de mi casa, ¡¡TODO lo demás ESTA TACHADO!!, … de hecho mi agenda está dominada por “lo tachado”. ¿Se nos ha parado el mundo? ¿Nos hemos quedado vacíos?, ¿tanto como mi agenda?

Os propongo a todos intentar encontrar  lo positivo de esta inesperada situación. La Cuaresma es vacío, soledad, desierto, silencio,… pero no lo son en vano si nos llevan al arrepentimiento, a la conversión, a hacer un hueco en nuestro corazón a ese Dios hecho hombre que va a sufrir la Pasión por la salvación del mundo, ¡por TU salvación!, si nos ponen en camino hacia la gloriosa Resurrección. Aprovecha este tiempo para RENACER, no dejes que pasen las horas muertas, que transcurran en el tedio de tu encierro, en la agonía de la rutina de un día tras otro sin más que hacer,… En estas circunstancias vitales en las que dispones de más tiempo, ¡EMPLEALO BIEN!, dedica un tiempo a Jesús cada día, acércate a Él en oración, pon tu vida delante de Él, ofrécele tus miedos y tus esperanzas, vacíate de ti y de tus deseos poniéndole a Él en el centro; ¡OBLIGATE al principio si es necesario! y verás cómo después de conseguirlo unos días estarás deseoso del mañana para poder volver a encontrarte con Él, pues irás experimentando cómo Él sacia tu SED con al agua de la Vida. Piensa además que no estarás solo, pues muchos otros Hermanos lo estarán haciendo contigo.

Como premio a lo anterior, si lo haces bien, te irás olvidando de tus agobios, de tu aburrimiento, de tus miedos… y comenzarás de dejar de pensar en Ti mismo y en tus necesidades, para comenzar a pensar en los que te rodean, en sus necesidades y miedos,… y empezarás a ponerte a su SERVICIO y a estar tremendamente ocupado en ello, con los de dentro de casa en cuerpo y alma y con los de fuera en remoto, con una llamada de apoyo, con un mensaje, con un ¿cómo estás? y ¿qué necesitas?. Jesús nos enseñó en la Ultima Cena que no había venido al mundo a ser servido sino a SERVIR, y que el más grande entre nosotros es aquél que MAS SIRVE.

Y sobre todo estos día no olvides encomendar al Señor en tu oración a todos los afectados por esta enfermedad que nos ataca, a ellos y a sus cuidadores y familiares, para que les de la Fortaleza y la Templanza para sobrellevar con esperanza su difícil situación.

Acabamos de celebrar la festividad de San José. Pidamos al Señor en este tiempo de incertidumbre la misma FE y CONFIANZA en Dios que mostró José, que ante la duda y dificultad, fue FIEL y OBEDIENTE en todo momento a la voluntad de Dios.

Nuestra Señora de La Piedad … Ruega por nosotros!

José Mª Sebastián Machetti
Hno. Delegado de Formación