La ilusión de los más pequeños

Los más jóvenes de nuestra cofradía son un ejemplo de amor a ella. Así lo demostró el grupo de niños que participaron el día 1 de Abril en la XXIV Exaltación Infantil de nuestra ciudad. Han ensayado durante meses con ilusión y esfuerzo y eso se reflejó cuando tocaron ante un abarrotado Pabellón Siglo XXI. Fue especialmente emocionante ver la pasión que pusieron en el momento de su toque. La potencia y la garra de las mazas y la precisión de los redobles de tambor compusieron una actuación que recordaremos mucho tiempo los que allí estuvimos. El respeto y la seriedad con que asumen su pertenencia a la cofradía es digna de admirar. El orgullo con el que nos representan el día de la Exaltación es ejemplar y supone a buen seguro una experiencia inolvidable para ellos. En estos cofrades de bonete tenemos asegurado un futuro ilusionante.

Alrededor de esta simpática cuadrilla se aglutinan padres y demás familiares que pasan muchas horas juntos haciendo convivencia y cofradía, formando un grupo entrañable de gente. La ilusión con la que afrontan los niños su participación en la Exaltación se contagia fácilmente y todos a su alrededor viven estos meses con especial intensidad.

Es de agradecer la gran labor que realizan aquellos cofrades que los dirigen y les enseñan. Su paciencia y dedicación son también un ejemplo de amor a la cofradía.