Los niños con la Madre

Se ha celebrado otra nueva edición de las convivencias para jóvenes cofrades. Como en años anteriores el lugar elegido fue el albergue que hay cerca de la Casa de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana en Garrapinillos. Tuvimos actividades de todo tipo: taller de arcilla, película, dibujo, concurso de preguntas sobre la cofradía… Este año tuvimos una gran novedad y es que construimos un mini (no tan mini) paso de nuestra Virgen.

La verdad es que salió espectacular y en algunas fotos parece incluso la de verdad. Los niños con su devoción llevaron en procesión a la Virgen como si estuvieran de verdad en la calle en Viernes Santo.

Recibimos la visita del Hermano Mayor al que los niños le hicieron muchas preguntas sobre sus funciones y sobre la cofradía; algunas graciosas y otras sorprendentes por su madurez. Nuestro viceconsiliario Sergio Blanco celebró una Eucaristía dirgida a los niños, con su lenguaje y muy válida para la sensibilidad de estas edades. Fue una Eucaristía muy participativa y que les dio a los niños la oportunidad de descubrir que la Misa es aún más atractiva de lo que imaginan si la viven con intensidad.

Al final, fuimos a enseñarles el “paso” de La Virgen a las Hermanas de las Anas, que viven muy cerca de la casa donde estábamos. Les gustó mucho y hasta le cantaron varios cantos. Fue un momento emotivo y divertido para los niños.

Estas actividades nos ayudan a hacer cofradía desde edades tempranas y son un momento de encuentro entre los niños fuera de las fechas de Semana Santa que les hacen vivir la cofradía todo el año. Nuestros niños son el futuro de la cofradía y debemos cuidarlos, dándoles el protagonismo que se merecen como ha sido siempre en La Piedad.