Misa del Corpus Christi en familia

La misa de familia coincidió este mes de junio con el día grande dedicado a la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo y los cofrades participamos en la Eucaristía y la procesión posterior

‘Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Corpus Christi, Jueves Santo y el día de la Ascensión’. De aquel refrán clásico ya sólo es posible rescatar un jueves al año que siga reluciendo más que el sol: el sagrado Jueves Santo. Y eso aunque llueva, como bien sabemos los aquí presentes. Los otros dos jueves pasaron a la historia. O mejor dicho, tal y como nos explicó don Sergio Blanco en la misa de familia: “Se han ajustado al calendario laboral”. Si algo tuvo de bueno la revisión, fue que este año nos permitió celebrar en familia la misa del día grande, que aún lo es, del Corpus Christi: cayó en el primer domingo del mes de junio. Ese día de la semana y del mes que precisamente nos hemos reservado los cofrades de la Piedad para asistir todos juntos con nuestras familias y amigos a celebrar la Eucaristía con don Sergio en la parroquia de San Felipe. Corpus Christi, un día importante para la cristiandad que celebra como se merece el Cuerpo de Cristo. La Solemnidad del Cuerpo  la Sangre de Cristo. No hay rincón en España ni en el mundo cristiano en el que no se lleven a cabo procesiones solemnes, fiestas de guardar o manifestaciones religiosas de todo tipo: recuerden Toledo, Sevilla o Granada, como algunas de las más significativas de todas las que se celebran a lo largo y ancho de la geografía española. Pero el Corpus, de gran arraigo religioso y popular, está presente con fuerza y considerado una festividad de carácter mayor en todo el mundo católico: desde Portugal o Suiza hasta Liechtenstein, desde Trinidad y Tobago o Santo Domingo hasta Timor Oriental. En San Felipe, tal vez más modestamente pero no con menos solemnidad y empaque, también celebramos el día del Corpus con alegría y con fe: con misa, con cantos y, cómo no, con la procesión imprescindible en la que la Custodia transportada por don Sergio, recorrió la iglesia bajo un palio sostenido por cofrades de la Piedad. No podía ser de otra manera, en un domingo del mes de junio que relució en nuestros corazones más que el sol.

misafamiliajunio