Reflexión

Una reflexión de un hermano anónimo.

Ha acabado ocurriendo lo que todos íbamos sospechando desde hace días. Aunque supiéramos que era lo más lógico (y necesario) hemos estado buscando también una mínima esperanza para auto convencernos que aún podía salir adelante la Semana Santa. Una semana para la que nos preparamos durante meses y que en el tiempo de a penas cinco días se nos ha esfumado. 

Ahora es momento de reflexionar y pensar más allá de la Semana Santa, más allá de cualquier exaltación o concurso y más allá de cualquier fiesta, cena o reunión. Estamos ante una situación que ninguno de nosotros hemos vivido y que nos toca afrontar con paciencia y no menos valor. Tenemos que ser conscientes de lo que está suponiendo esta crisis y nos tenemos que solidarizar todos con todos y renunciar a muchos de los deseos que cualquier persona pueda tener para ver a su familia, salir a la calle o quedar con los amigos a tomar algo. Por una vez vamos a tener que remar todos en la misma dirección a nivel de nación y a nivel de algo llamado Europa, aunque este tema en concreto lo dejo aparcado para otra ocasión. 

En este mismo momento que nos encontramos también me gustaría señalar las palabras que se nos dicen todos los años en la Misa Titular. “Nos preparamos para vivir una semana intensa para la que nos hemos ido preparando durante cuarenta días pero el sentimiento y el sino del cofrade no empieza en miércoles de ceniza y acaba en Domingo de Resurrección, si no que abarca todo el año.” Para mí, estas palabras siempre han tenido mucho sentido pero para afrontar esta situación todavía más. Nosotros también somos una familia y nos debemos de cuidar entre todos durante todo el año. Por eso, aunque se haya suspendido todo, seguro que recuperaremos con la colaboración de todos algunas actividades que, por sus características, se pueden hacer en otra fecha. Otras, como la Misa Titular, estoy seguro que la cofradía buscará también una fecha alternativa. Y otras tantas deberán esperar al año que viene. Y el año que viene es el 150 aniversario de muestra Virgen por lo que estaremos más encima todavía y saldremos a la calle a procesionar con más ganas si cabe. 

Mucho ánimo a todos, que tengáis paciencia, sed responsables y os quiero a todos.

Un hermano anónimo.