Palabras de nuestro Hermano Tesorero

Hermanos,
En estos tiempos nunca antes vividos y cuyos efectos y consecuencias sólo Dios conoce, tenemos la oportunidad de pensar en nuestra Cofradía, en el papel que desempeña en nuestras vidas y hacia la sociedad, y también en el papel que cada uno de nosotros desempeñamos o podríamos desempeñar.

Más allá de los sentimientos que nos embargan en los actos que realizamos como cofrades, especialmente en los actos procesionales, y a pesar de que este año se hayan podido tornar en frustración, debemos pensar más allá de lo inmediato, reconocer esta situación desde el punto de vista del sacrificio cristiano y pensar en positivo hacia un futuro incierto en el que podremos jugar un papel importante dando lo mejor de nosotros mismos hacia los demás.

Así pues, desde ese sacrificio, debemos reconocer y aprovechar una oportunidad única para hacer examen de conciencia y mejorar como personas contribuyendo a mejorar también nuestra sociedad, nuestra comunidad. 

Los tiempos que se avecinan no serán fáciles y debemos estar preparados para poner de nuestra parte y estar a la altura de lo que nuestra Madre de La Piedad espera de todos nosotros. 

Cada cual según sus posibilidades y en el ámbito que más falta haga, ya sea familiar, de amistades, social … siempre desde la vivencia de nuestra fe y siempre con ilusión.

La ilusión que debemos sentir por ser cofrades de La Piedad.
Os animo, pues, a que cada uno pensemos cómo podemos mejorar en la vivencia de nuestra fe ayudando a los demás, apoyando y apoyándonos en nuestra comunidad cristiana. Siempre con optimismo, siempre con esperanza, sabedores de que formamos parte de algo grande.

Nuestra Señora de La Piedad, ruega por nosotros.


Manuel Torralba Charles.
Hno. Tesorero.