Como siempre

Hermanos: 

“En esta situación epidémica, en la que nos encontramos viviendo más o menos aisladosestamos invitados a redescubrir y profundizar el valor de la comunión que une a todos los miembros de la Iglesia”. 

“Unidos con Cristo nunca estamos solos, sino que formamos un solo Cuerpo (…)“la comunión espiritual en la eucaristía, es una práctica muy recomendable cuando no es posible recibir el sacramento”. “Esto lo digo para todos, especialmente para las personas que viven solas”. 

Nosotros, desde aquí le pedimos a la Virgen María en nuestra advocación tan querida, rezada y procesionada de La Piedad que  “nos ayude a cultivar el deseo de Cristo, la fuente de agua viva, el único que puede satisfacer la sed de vida y amor que llevamos en nuestros corazones”. 

Con estas palabras – en cursiva –  el Papa alentó recientemente a los cristianos, a los que invitó a acrecentar tanto la oración como la comunión espiritual ante la alarma sanitaria.  

Sin duda esta Cuaresma y Semana Santa van a ser para cada uno de nosotros distintas, que no peores. Aunque nuestras manifestaciones públicas de fe hayan quedado suspendidas, la Cuaresma, el recogimiento, la oración, la comunión con nuestros semejantes y nuestros hermanos, y por supuesto la Semana de Pasión y Resurrección siguen, sin duda, vivas y activas. Ni la Semana Santa ni nuestra Fe están suspendidas. 

No tenemos ninguna duda que en los días, horas y fechas señaladas, tan queridas y ansiadas, tan nuestras, todos nosotros, todos y cada uno de los Cofrades de la Piedad comulgaremos y procesionaremos espiritualmente formando un solo cuerpo, como siempre. 

Y como no podía ser de otra forma, un día antes de nuestra Fiesta Titular, os adjuntamos el folleto de este año. Por supuesto y cuando las circunstancias lo permitan se remitirá físicamente a cada uno de los hermanos y camareras, como es tradición y seña de la Cofradía desde el año 1946. 

Os rogamos encarecidamente que para aquellos de nuestros hermanos que no tengan acceso a las nuevas tecnologías o les resulte complejo su uso, sus hijos, nietos, hermanos o amigos se lo faciliten para que, como siempre, puedan tenerlo. 

 Nuestra Señora de La Piedad, ruega por nosotros

 La Junta de Gobierno.